Web perteneciente al Bufete de abogados online juridicos.es . Ver Nota Legal
Formulario de contacto

Contacte con nosotros, de forma rápida y sencilla cumplimentando el formulario que encontrará más abajo. A través de este formulario puede consultarnos su caso; concertar cita presencial en el bufete de abogados de Bilbao asociado a nuestra web. Indíquenos un nº de teléfono y horario de llamada y nos pondremos en contacto con ud. Si lo prefiere puede llamarnos directamente al 902 885 974 en horario de oficina ( de 9-14 y de 16-20, de lunes a viernes)

Nombre:  Por favor, introduzca su nombre.

Ciudad o Población:  Por favor, introduzca su Ciudad o Población: .

Teléfono:  Por favor, introduzca su número de teléfono.

E-mail:  Por favor, introduzca su e-mail. El e-mail introducido es incorrecto. Revíselo, por favor.

Comentario ( / 1000): 
Por favor, comuníquenos su problema

 
Nuestros servicios jurídicos

Abarcamos todas las ramas del Derecho, siendo especialistas en:

Derecho de Familia: Tramitamos divorcios y separaciones matrimoniales en Bilbao, de mutuo acuerdo y contenciosos. Divorcio de mutuo acuerdo: 400 Euros ( todo incluido). Divorcio Contencioso: desde 1.250 Euros.

Tráfico: Indemnización por accidente de tráfico en Bilbao y reclamación a aseguradora. Usualmente las pólizas de seguros le permiten elegir abogado, con lo que los gastos de defensa jurídica -hasta el límite marcado en la póliza- los cubre la aseguradora.

Inmobiliario: Reclamación de Rentas; Reclamaciones en materia de propiedad horizontal -cuotas comunitarias, etc; Desahucios de inquilinos mororos por falta de pago ( desde 750 Euros).

Contratos: Redactamos todo tipo de contratos ( Arrendamiento de Vivienda, arrendamiento de local de negocio, compraventa, Compraventa de Inmueble con Entrega de Arras o Señal, Contrato de Anticresis, Contrato de Aparcería, Contrato de Arras, Contrato de Arrendamiento de Habitación (piso compartido), Contrato de Fianza, Contrato de Mandato, Contrato de Permuta, Contrato de Permuta de Solar por Edificación Futura, Contrato de Prenda, Contrato de Préstamo).

Herencia: En materia de Derecho de Sucesiones tramitamos: Aceptación de Herencias; Reclamación de Legitimas y Legados, Declaraciones de herederos Judiciales y notariales, Partición de Herencias, Sucesión de la Empresa Familiar; Elaboración del Protocolo Familiar; Venta de derechos sucesorios, etc.

Otras especialidades: Penal, Constitución de sociedades, derecho Administrativo, Civil, Extranjería y Mediación.
(c) Juridicos.es - Despacho de abogados. 2005-2007.
Todos los datos facilitados están protegidos por la legislación vigente de protección de datos (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal). Le informamos que los datos que nos facilite pasarán a formar parte de un fichero propiedad del titular de la web. Ud Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación a los datos facilitados; para ello acceda a la nota legal que figura en la web: juridicos.es.
Cómo actuar ante un accidente de carretera


La Cruz Roja estima que sólo con que un 20% de la población conociera las técnicas de primeros auxilios, se reduciría sensiblemente la cifra de muertos en las carreteras.

Muchas veces hemos sufrido una de esas incomprensibles caravanas que, finalmente, terminan explicándose por un terrible accidente de tráfico ante el cual, la mayoría de los que pasan, no puede evitar aminorar la marcha para echar un rápido vistazo.

Ése es, sin embargo, el primero de una larga cadena de errores que podemos cometer ante un accidente ya que, si no vamos a ayudar, jamás debemos permanecer como meros espectadores, sino contribuir a la fluidez de la circulación por medio de la normalidad en nuestro comportamiento.

Desgraciadamente, lo más probable es que un accidente grave no se produzca en las condiciones que señalamos arriba, sino en carreteras secundarias y, muy probablemente, de noche o de madrugada. De ahí que los primeros en llegar al lugar del suceso sean, casi siempre, conductores particulares que se topan con la tragedia de manera fortuita.

Por esa razón resulta absolutamente fundamental saber cómo actuar en estas circunstancias, ya que si conservamos la calma y actuamos como es preciso, ayudaremos a salvar vidas. Según datos de la Cruz Roja, el 57% de las muertes en carretera tiene lugar en los cinco minutos siguientes al accidente, debido a hemorragias o a la obstrucción de las vías respiratorias.

Este tipo de lesiones que, si no se atienden inmediatamente, pueden ser mortales, resultan relativamente fáciles de paliar, por lo que una formación básica en primeros auxilios puede llegar a representar la diferencia entre poder salvar o no una vida.

CONSEJOS
Según Cruz Roja Española, si el 20% de la población conociera las técnicas de primeros auxilios, se lograría reducir considerablemente la cifra de muertes en las carreteras. Si no conocemos estas técnicas, lo mejor será dejar vía libre o esperar a quienes sepan aplicarlas. En el caso de que seamos los primeros en toparnos con un accidente, quizá nos resulte de utilidad recordar la pauta de actuación que recomiendan asociaciones como la Cruz Roja y que queda resumida bajo las siglas PAS (proteger, avisar y socorrer).

Como nos indica este protocolo, lo primero al llegar al lugar del suceso es proteger la zona para que no se produzcan nuevas colisiones, algo mucho más frecuente de lo deseable. Para ello, estacionaremos nuestro vehículo fuera de la calzada o intentando dejar libre una vía de acceso para los servicios de emergencias, dejaremos encendidos los intermitentes, nos pondremos el chaleco reflectante, colocaremos los triángulos a, al menos, cincuenta metros.

Si es de noche, dejaremos las luces encendidas con su haz perpendicular a la calzada, tratando de iluminar los coches siniestrados. Después pasaremos a inmovilizar y desconectar estos vehículos para que no se incendien, por lo que es importante evitar también que se fume en la zona.

Antes de llamar a emergencias (112) debemos intentar hacernos una rápida composición del lugar, resultará decisivo que podamos facilitarles datos respecto al número de coches implicados, el de heridos o su estado, así como también el nombre de la carretera y el punto kilométrico en el que ha tenido lugar el accidente. Es importante identificarnos, mantener la calma y no colgar el teléfono hasta que así nos lo indiquen.

En cuanto a la atención a las víctimas, lo primero es evaluar el estado de cada una para atender primero a los más graves. Jamás debemos sacar a un accidentado de su vehículo o intentar moverlo a menos que corra peligro de muerte, tampoco intentaremos extraerle el casco a un motorista.

Nunca se debe dar alimentos, bebidas o medicinas a los heridos, aunque nos lo soliciten con insistencia. Lo que sí podemos hacer es taparlos con una manta, sobre todo si han sufrido una hemorragia.

También es extremadamente importante intentar que el herido permanezca consciente en todo momento, para ello podemos hablarle preguntándole por lo sucedido y tratar de tranqulizarle diciéndole que la ayuda está en camino.

El 'e-Call' es un dispositivo de llamada de emergencia, que, según las estadísticas, reducirá los muertos en el asfalto en un 11% y las minusvalías producidas por los accidentes de tráfico en un 12%. Su funcionamiento es muy sencillo y en un futuro no muy lejano todos los coches lo incorporarán de serie. El usuario podrá activar el 'e-Call' de forma manual en el caso de sufrir una avería o una leve colisión en carretera con sólo pulsar el botón rojo -ver foto-. Este dispositivo también funciona automáticamente si el conductor o los ocupantes se encuentran en estado grave o inconscientes. En este caso, el 'e-Call' se activará cuando dos o más sensores del coche queden dañados por el impacto.

En ambos casos, el protocolo de actuación es el mismo. El sistema conecta con el servicio de emergencia 112 y, paralelamente, envía un mensaje de texto (sms) con todos los datos del accidente: sensores dañados, vía y kilómetro exacto donde se produjo el siniestro. Para ello, el coche debe disponer de un localizador GPS. En un futuro, estos datos se enviarán vía Internet.

SEÑALIZAR
Lo primero que debemos hacer al toparnos con un accidente de tráfico es asegurar el lugar del suceso. Para ello deberemos estacionar nuestro vehículo en zona protegida, dejando libre una vía de acceso y ponernos el chaleco reflectante. Señalizaremos el tramo de la vía afectado encendiendo las luces de nuestro coche y con los triángulos de emergencia.

PROTEGER
También es muy importante inmovilizar y desconectar todos los vehículos afectados. Deberemos hacer una rápida composición del lugar, sobre todo del número de implicados y su situación, ya que puede haber heridos que hayan salido despedidos de los coches y estén inconscientes a tan sólo unos metros de donde nos encontramos.

AVISAR
Una vez situados, pasaremos a llamar a los servicios de emergencias (112). Es importante saber que nos solicitarán datos como el nombre de la carretera, el punto kilométrico y el sentido en el que se produjo el accidente. También resulta fundamental indicar el número de heridos, su estado aparente o si hay víctimas atrapadas o algún coche obstruyendo la vía.

EVALUAR
Antes de socorrer a las víctimas debemos evaluar cuál es su estado para atender primero a las más graves. Comprobaremos si tienen pulso, están conscientes, si respiran o tienen alguna hemorragia o traumatismo importante.

Nunca debemos mover a ningún herido a menos que su vida corra peligro inminente. Tampoco se le debe quitar el casco a un motorista accidentado.

COOPERAR
Si el herido respira con dificultad, podemos ayudar reclinándole ligeramente la cabeza hacia atrás, sin mover el eje de la columna vertebral, para intentar abrir un poco las vías respiratorias. A falta de conocimientos sobre reanimación, lo mejor será aguardar a que lleguen los profesionales sanitarios. Quizá entonces podamos serles de utilidad reali-zando labores sencillas.

ATENDER
Ante una hemorragia presionaremos sobre ella con un trapo limpio durante al menos 10 minutos, si se empapa procederemos a colocar otro por encima. Con los quemados, no deben retirarse los restos de ropa quemada ni romper las ampollas si las hay. Lo mejor es lavar la zona con mucha agua fría durante 10 minutos y después envolverla con una sábana.
Aspectos Jurídicos.

Por desgracia, cada año se producen miles de accidentes de tráfico en las carreteras y la probabilidad de verse implicado en uno de ellos, bien como causante o como víctima, es elevada. Por tanto, es importante saber qué hacer si nos encontramos involucrados en un accidente de circulación como conductores.

En primer lugar, una vez pasado el sobresalto inicial, debemos determinar quien es el culpable del accidente intentando resolver el problema con educación y espíritu de colaboración. Para ello los conductores implicados deben rellenar en el mismo lugar de los hechos y siempre conjuntamente el parte amistoso de accidente que facilitan las compañías aseguradoras.

La declaración amistosa de accidente está diseñada para utilizarse en los accidentes de tráfico en los que intervienen dos vehículos y los daños producidos únicamente son materiales. En dicho documento se describe claramente cómo se produjo el accidente, dónde se localizan los daños en los vehículos y se consignan los datos de las partes, de los automóviles y de los seguros. Así desde el momento en que ambas partes rellenan y firman la declaración están determinando la culpabilidad de cada uno.

En el caso de no llegar a un acuerdo, o si el conductor contrario manifiesta una actitud poco colaborativa, se niega a darnos sus datos, por ejemplo porque su vehículo carezca de seguro o él esté bajo los efectos del alcohol, se debe solicitar la presencia policial, igualmente si los daños materiales son de especial relevancia o hay que lamentar daños personales

Los agentes de policía elaborarán el correspondiente atestado que constituye la prueba fundamental para determinar el responsable del accidente y de esta forma poder reclamar la reparación de los daños sufridos a las compañías aseguradoras bien extrajudicialmente o bien iniciando las correspondientes acciones legales.

De cualquier forma y para curarse en salud, es conveniente que el conductor afectado tome datos como el DNI, domicilio y teléfono de contacto de algún conductor o peatón que haya presenciado el accidente por si su intervención fuese necesaria como futuro testigo.

Si alguno de los ocupantes del vehículo ha sufrido lesiones como consecuencia de la colisión debe acudir a un centro de salud para que la asistencia médica realice la pertinente intervención y expida un informe médico forense. Este parte médico sirve como prueba de los daños sufridos a la hora de reclamar una posible indemnización a la compañía de seguros. En estos casos, los expertos aconsejan acudir a la vía penal para interponer una denuncia en un plazo de seis meses desde la fecha del incidente.

Sin embargo, se debe acudir a la vía civil cuando sólo se hayan causado daños materiales o lesiones leves y en el caso de que la denuncia por la vía penal haya sido archivada porque los hechos denunciados no sean constitutivos de falta o delito. Para reclamar por esta vía se dispone de un plazo de un año a contar desde la fecha del accidente o bien desde que finalizó la vía penal.

Asimismo el conductor implicado debe acudir a su propia compañía de seguros a dar parte de que se ha producido el accidente de tráfico en un plazo máximo de siete días según la ley, salvo que su póliza particular establezca un periodo superior.

En el supuesto de que se desconozca el vehículo causante del accidente que haya provocado daños a personas o si el causante de los perjuicios es un automóvil no asegurado, los afectados deberán dirigirse al Consorcio de Compensación de Seguros.

Por último, es aconsejable designar a un abogado y procurador de su elección para un mejor asesoramiento sobre la indemnización que se puede exigir, la viabilidad de iniciar o no acciones legales y para resolver cualquier tipo de duda relacionada con el supuesto concreto. También es importante saber que si en la póliza del seguro del vehículo tiene contratada la cobertura de defensa jurídica la compañía aseguradora se hará cargo de los gastos del abogado.

Igualmente, si en la póliza posee seguro de ocupantes los viajeros tienen el derecho de obtener una indemnización con cargo a dicha cobertura además de recibir también la correspondiente a la de la entidad aseguradora del vehículo contrario responsable del accidente. En este caso puede concederse más de una indemnización que la mayoría de las veces no se reclama por desconocimiento.

Servicio de dominio y hosting ofrecido por guebs